1. Carnet Conducir Internacional
  2.  / 
  3. Blog
  4.  / 
  5. Нonda CR-V vs. Subaru Forester: Choque de crossovers para viajeros aventureros
Нonda CR-V vs. Subaru Forester: Choque de crossovers para viajeros aventureros
Enero 10, 2024

Нonda CR-V vs. Subaru Forester: Choque de crossovers para viajeros aventureros

La época de los grandes armarios antiguos, con su barniz desgastado y sus puertas desvencijadas, hace tiempo que pasó al mundo del mueble. Sin embargo, en el ámbito de la automoción, algunos clásicos siguen perdurando. En esta comparativa, nos centramos en el duradero Honda CR-V, ahora en su sexta generación, frente al veterano Subaru Forester, relativamente sin cambios desde hace seis años. Aquí nos embarcamos en una prueba sin la presencia de coches chinos, al menos casi.

En el ámbito mundial de los crossovers, el CR-V de Honda se ha consolidado como una fuerza a tener en cuenta, especialmente en EE.UU. y China. ¿Se ha asimilado a la multitud o mantiene su identidad única? Estamos aquí para averiguarlo, ya que lo ponemos lado a lado con el venerable Subaru Forester.

Nuestro Honda CR-V, aunque producido en China en colaboración con Dongfeng Honda, llega a Rusia a través del importador oficial, “Motor-Place”. Esto la diferencia de los canales no convencionales de los distribuidores del “mercado gris”. En el mercado ruso debutaron unas 280 unidades del CR-V, con precios a partir de cinco millones de rublos. Este rango de precios se alinea perfectamente con el Forester de fabricación japonesa.

Para los que no estén familiarizados, CR-V significa Vehículo Recreativo Compacto, una etiqueta que todavía lleva en Norteamérica. Pero con sus 4.703 mm de longitud, no es un pececillo, sino casi una furgoneta. Si abres las puertas traseras, pensarás que estás en un microbús con puertas correderas. Aquí atrás hay un amplio espacio; incluso puedes colocar una silla de coche para niños, pero recuerda retirar las tapas de las bisagras ISOFIX. Para los adultos, es un coche cómodo y espacioso.


Entrada amplia, mucho espacio, con ajuste longitudinal y posibilidad de abatir el respaldo. El único inconveniente es que los asientos no son muy cómodos, con cojines planos y bordes duros.

Sin embargo, hay un descubrimiento sorprendente en los asientos traseros. Algunos pasajeros pueden encontrar los laterales de los asientos traseros algo rígidos, presionando sobre su región posterior. La amortiguación en este punto es mínima, y cualquier persona con una cintura de más de 32 puede sentir la incomodidad. Aunque los ocupantes más esbeltos no tendrán demasiados problemas, la experiencia puede tomar un giro brusco cuando el CR-V aborda curvas cerradas, un defecto de diseño que no pudimos evitar notar.


En el compartimento subterráneo del maletero no hay nada.

Esta falta de consideración es una sorpresa teniendo en cuenta que el CR-V es famoso por su diseño fácil de usar. En sus primeras iteraciones, el CR-V de primera generación tenía un suelo de cabina plano y un paso entre las dos filas de asientos. Incluso tenía una caja bajo el asiento del acompañante y una mesa de picnic plegable bajo el suelo del maletero. Por desgracia, esas características únicas hace tiempo que desaparecieron. La zona de debajo del suelo está vacía, sin la rueda de repuesto, lo que levanta una ceja. Algunos afirman que se trata de una característica de lujo, ya que un sellador con compresor, en lugar de una rueda de repuesto, significa que no es necesario cambiar un neumático manualmente. Aunque la lógica pueda ser dudosa, bajo el suelo no hay más que un kit de emergencia y un colorido aislante acústico. El maletero en sí es amplio, con prácticos compartimentos para guardar pequeños objetos, pero el acabado interior mantiene una simplicidad deliberada para evitar cualquier remordimiento.


La pantalla con amplios marcos sobre el panel, botones y mandos reales: no dirías que este interior apareció en 2022.
Comprueba el tamaño de la plataforma para smartphones. La palanca de cambios es de verdad, se mueve audazmente a lo largo de una ranura recta, pero la palanca de bloqueo está inusualmente empujada hacia arriba.
El detalle de diseño más llamativo es la rejilla continua que atraviesa todo el panel frontal y las inusuales palancas de ventilación.
El botón del volante calefactado ocupa todo el radio inferior: no tiene pérdida.

En el lado positivo, el CR-V rinde homenaje a las necesidades del conductor. La primera fila cuenta con un importante cajón apoyabrazos central y dispone de un organizado túnel central con una amplia plataforma para dos teléfonos, portavasos colocados con precisión y amplio espacio para tus bebidas favoritas. El CR-V mantiene el legado de acomodar portavasos y cristales. Además, el CR-V destaca por ser uno de los pocos vehículos en los que la pantalla digital de los instrumentos supera a los tradicionales indicadores analógicos, especialmente en una época en la que las tabletas chinas suelen presentar pantallas ilegibles.


Instrumentos geniales; hay que adaptarse a la distancia inusualmente larga hasta ellos; la pantalla está profundamente incrustada en el panel frontal.
De momento, el sistema multimedia sólo puede mostrar la hora china, pero el importador ya está trabajando en un firmware en ruso.

Eche un vistazo a la gama de ajustes de altura del asiento: es impresionantemente variada. De hecho, el ajuste más bajo puede resultar excesivo y dificultar la visibilidad. Sin embargo, surgen dudas sobre la visibilidad en el exterior del vehículo. Los elementos reflectantes exteriores están diseñados de forma que difuminan la nitidez, haciendo que la imagen esté perpetuamente desenfocada. Incluso la imagen de la cámara de visión trasera en el retrovisor interior no cubre completamente el reflejo real, lo que resulta en una desconcertante experiencia de doble imagen. Distinguir entre las dos imágenes no es tan sencillo como cabría esperar.


Los firmes asientos delanteros, con una notable sujeción lateral, son cómodos. Vienen con ajustes de potencia, calefacción y ventilación.
El botón de la parte inferior cambia los modos del espejo: estándar o alimentación de la cámara, que de algún modo no sustituye totalmente al reflejo.
En el portagafas hay un discreto espejo convexo para vigilar el habitáculo.

Mi último encuentro con el CR-V en el concesionario fue con un motor atmosférico de 2,4 litros acoplado a una transmisión variable continua (CVT). Así que esperaba algo parecido, especialmente si lo comparamos con el Subaru Forester, que cuenta con un motor atmosférico de 2,5 litros (185 CV) asociado a una transmisión variable continua Lineartronic. Sin embargo, al abrir el capó del Honda, al principio me quedé perplejo; parecía que apenas había un motor debajo. En su lugar, en el corazón del vano motor, residía un compacto motor turboalimentado de 1,5 litros (193 CV). Este propulsor había debutado en la anterior generación del CR-V, pero sólo ahora ha llegado al mercado ruso. Curiosamente, a pesar de la presencia del turbocompresor, el CR-V recomienda utilizar gasolina de 92 octanos, lo que me hizo reír, teniendo en cuenta la época en la que los motores “normales” adornaban nuestros coches. Sin embargo, un vistazo a las cifras de rendimiento disipó cualquier duda. El CR-V supera claramente al Forester con su motor atmosférico.


Aquí caben fácilmente dos motores de este tipo. Es bueno tener una varilla de nivel adecuada.

En comparación con los crossovers chinos que también presumen de un “1,5T” bajo el capó, el contraste es notable. Ni remotamente comparable. Esto nos lleva a preguntarnos: ¿por qué la mayoría de los coches de marcas chinas parecen requerir que el pedal del acelerador esté permanentemente pisado a fondo para dar rienda suelta a su potencia? Sólo entonces sus motores revelan su potencia. Sin embargo, la finura y la respuesta inteligente del acelerador parecen ir demasiado lejos. Con el CR-V, sin embargo, obtienes lo que pulsas: una conexión directa e intuitiva con el coche.


En el extremo derecho de la palanca de subviraje hay un botón rápido para activar la cámara, que funciona incluso durante la conducción.

Además del control lineal y lógico del acelerador, el CR-V también presume de frenos transparentes. Al principio, los frenos me parecieron un poco modestos; su diámetro parecía más apropiado para un coche compacto que para un crossover de 1,7 toneladas. Sin embargo, el rendimiento en la pista de pruebas lo dice todo: unos impresionantes 35 metros para detenerse desde 100 km/h. El sistema de frenado demostró su resistencia, completando con éxito tres frenadas completas consecutivas.

El Forester también se comportó admirablemente, aunque tardó casi cuatro metros más en detenerse. Tradicionalmente, Subaru ha sido elogiado por su respuesta del pedal del acelerador, pero en comparación con el CR-V, pierde algo de su delicadeza. En el modo inteligente estándar, queda ligeramente por detrás del Honda, y en el modo deportivo, hay una brusquedad inicial que puede resultar incómoda. El CR-V, por su parte, se desenvuelve admirablemente, sin necesidad de modos especiales.


Los compradores de los nuevos CR-V deberían tener en cuenta la protección anticorrosión de los bajos de la carrocería: aquí hay muchas zonas abiertas. A la derecha del sistema de escape, hay un hueco para la batería de las versiones híbridas. En nuestro caso, está vacío.
Curiosamente, para un motor de un litro y medio, los ingenieros de Honda no escatimaron en un sistema de escape dividido. Los brazos de control inferiores y los cubos del eje trasero son de aluminio.
ParámetroHonda CR-VSubaru Forester
Velocidad máxima (km/h)197.0204.0
Tiempo de aceleración (s)
0-60 km/h
0-100 km/h
0-150 km/h
Carrera de 400 m (s)
1000 m Carrera (s)
60-100 km/h
80-120 km/h

5.3
10.3
22.1
17.1
30.9
5.3
6.6

4.5
9.4
20.3
16.5
30.3
5.9
8.1
Distancia de frenado
a partir de 100 km/h, m
35.138.8

El Honda CR-V con el volante en la posición cero bloqueado se mantiene firme en una trayectoria recta.

Optar por el modo Sport en el Subaru puede proporcionar una aceleración ligeramente más emocionante, pero en el día a día, el pequeño motor turbo del CR-V resulta más cómodo y económico. Incluso en el denso tráfico urbano, el CR-V consume sólo 9,7 litros a los 100 km, mientras que el Forester tiene un litro y medio más de sed. Cabe mencionar que Subaru también ofrece un motor turbo de 1,8 litros (177 CV), pero curiosamente está reservado para los Forester con volante a la derecha en el mercado doméstico japonés.


El Forester, con su robusta suspensión y su suave sobreviraje al levantar el pie del acelerador, favorece el deslizamiento en una curva en un camino de tierra. Pero el sistema de estabilidad no desactivable interviene en cuanto giras el volante para corregir el deslizamiento.

Ahora bien, algunos podrían considerar que la nota distintiva del motor es una compensación justa por la banda de potencia más estrecha del Forester. El gruñido del motor Subaru de cuatro cilindros en línea a altas revoluciones añade una banda sonora estimulante a la conducción. Sin embargo, la experiencia puede llegar a ser sorprendentemente emocionante sin él. En una carretera rural vacía, emerge el espíritu del Forester. Este vehículo alto y utilitario conserva la esencia de los antiguos Forester, esencialmente vagones elevados con robustos motores turbo.


Bajo el capó, Subaru ofrece un ajuste familiar.

Dirigir el Subaru es una experiencia activa y, al principio, puede que te encuentres sobrevirando. Aunque el chasis ha madurado, su capacidad de respuesta va ligeramente por detrás de la dirección. Los movimientos rápidos y reactivos desafían ocasionalmente a la suspensión trasera, afectando a la precisión de las maniobras. Sin embargo, con un enfoque más tranquilo, el Forester muestra un afán por girar. El subviraje está prácticamente ausente y no hay signos de falta de maniobrabilidad. La respuesta de la dirección es inmediata, lo que infunde confianza en que el coche ejecutará la maniobra. Si se sobrepasan los límites de velocidad, se produce una suave deriva y, en caso de emergencia, interviene el sistema de control de estabilidad. Lamentablemente, esta agilidad disminuye un poco la estabilidad en línea recta, y la ligera dirección no proporciona una respuesta particularmente informativa.


Con este acabado interior, el Subaru tiene un aspecto lujoso. La arquitectura de hace diez años no parece anticuada, y la pantalla integrada en el panel frontal es exquisita.

A medida que nos aventuramos en territorios más aventureros, el rendimiento del CR-V fue un poco inestable. La impresión inicial es la de un vehículo poco manejable, con la dirección bastante tirante para evitar desviaciones en autopista. Es importante recordar que, por encima de todo, se trata de un coche diseñado para los hogares norteamericanos, siendo las variantes de alto rendimiento del Type R una idea de último momento. Al entrar en una curva, el CR-V no muestra la misma agilidad que el Subaru. Sin embargo, teniendo en cuenta la rigidez de los laterales de los asientos traseros, esto podría ser en realidad una ventaja. Tras un breve periodo de adaptación, notarás que a pesar de la sensación inicial de falta de respuesta, el Honda es más que capaz de mantener una velocidad casi tan alta como el ágil Forester. Así lo demuestra nuestra prueba de slalom, en la que el CR-V mostró una velocidad casi idéntica de 81 km/h, mientras que el Forester alcanzó los 82 km/h. En consecuencia, ambos crossovers obtienen puntuaciones de manejo similares, aunque sus caracteres de conducción y las experiencias subjetivas del conductor difieren.


El Forester sigue teniendo indicadores analógicos, pero no destacan sobre los del Honda. En la modesta pantalla de infoentretenimiento, hay un gráfico del sistema SI-Drive, que agudiza la respuesta del acelerador al arrancar.
El sistema multimedia de Subaru te permite conectar fácilmente tu teléfono y utilizar aplicaciones conocidas desde la pantalla central.
No está claro por qué se eligió una pequeña pantalla superior para la alimentación de la cámara de visión trasera y no la principal.

Donde las experiencias coinciden con las valoraciones es en la suavidad de marcha. El CR-V se inclina hacia el lado más firme. Rara vez ofrece una conducción realmente tranquila: las olas cortas, los microperfiles y las irregularidades de la carretera se sienten con agudeza. No llega a ser incómodo, pero teniendo en cuenta su notable tendencia a rebotar en carreteras irregulares y su capacidad energética, algo poco impresionante, sería preferible una conducción más suave.


El selector de modo off-road no es sólo para aparentar: los ajustes del acelerador y del control de tracción cambian notablemente en función del programa. Para un giro activo de la rueda, elija la posición Barro.
Los botones del asistente están convenientemente agrupados en un bloque, y aquí también está el control de la iluminación del cuadro de instrumentos.
Subaru tiene su propio sistema EyeSight con una cámara estéreo, pero esta vez, el mantenimiento de carril y el control de crucero activo funcionaron notablemente peor que en el Honda. Mientras que el CR-V se mantuvo sin esfuerzo en el centro de la carretera con marcas, el Forester derivó de borde a borde.

El Forester ofrece una experiencia más cómoda. Para los estándares de los crossover actuales, cuenta con una suspensión con un recorrido impresionantemente largo que mantiene la compostura incluso en terrenos abruptos. El notable equilibrio entre capacidad energética y confort le hace merecedor de merecidos elogios por su suavidad de marcha. Sin embargo, sale perdiendo en cuanto a aislamiento acústico del habitáculo. El Honda tampoco es un modelo de silencio, y ni siquiera el doble acristalamiento delantero puede remediarlo del todo. En entornos urbanos, el CR-V, con su ruido de neumáticos, empieza a ser ruidoso a sólo 70 km/h. Sin embargo, cuando se trata de evaluar la conducción en carretera, el Forester sale peor parado en el departamento de ruido. Aquí, el ruido del motor es más pronunciado, el habitáculo tiende a crujir y el nivel general de ruido es ligeramente superior.


Subaru ofrece una posición de asiento más baja que Honda, y el cojín del asiento es algo corto – los conductores más altos lo notarán.
En la parte trasera, el Forester es tan espacioso como el CR-V, y el perfil del asiento es más acogedor, aunque no hay ajuste.

Subaru supera claramente a la competencia en capacidades todoterreno. La victoria de la transmisión CVT por cadena frente a la transmisión por correa desempeña un papel importante. Aunque pueda parecer un detalle de diseño menor, su impacto es sustancial. El Forester destaca como un auténtico todoterreno, experto en atravesar suspensiones diagonales y escalar pendientes cuesta arriba. Puede arrastrarse, despejar agujeros excavados, detenerse y continuar girando las ruedas con confianza. Me aburrí de jugar en una pendiente de 20 grados antes de encontrar señales de sobrecalentamiento de la transmisión del Subaru. Por otro lado, la Honda nos dejó sin juego en estos escenarios.


Debajo del práctico organizador, Subaru guarda una rueda de repuesto: un cuidado apropiado.

El CR-V, aunque es capaz de descargar las ruedas diagonalmente opuestas, tuerce su carrocería de forma más notable que el Subaru. El intento de cerrar la tapa del maletero provoca incluso una incómoda colisión con los componentes de las luces traseras. Y lo que es más revelador, se queda corto en el departamento de ascensos. El CR-V consigue arrastrarse hasta el primer pozo profundo si se mantiene el acelerador a fondo inicialmente. Sin embargo, si te detienes, tu único camino hacia adelante es cuesta abajo. Con el acelerador a fondo, las revoluciones apenas superan las dos mil, mostrando la clásica impotencia de los motores de correa. Es más, después de atormentar la transmisión de esta manera durante medio minuto, entró claramente en modo de protección, haciendo que dar marcha atrás a través de una pequeña zanja fuera todo un reto. Sin embargo, hasta ese momento, el CR-V ni siquiera se había percatado del obstáculo. Desafortunadamente, la capacidad todoterreno del Honda sigue siendo bastante condicional, con su tracción a las cuatro ruedas ayudando principalmente en carreteras de asfalto cubiertas de nieve. Los esbeltos ejes de transmisión traseros lo confirman.


El Forester es el rey de la colina no sólo en este dúo; pocos en la clase pueden moverse fuera del asfalto con tanta confianza.
El Honda logra una articulación diagonal de las ruedas, pero su carrocería se retuerce notablemente.

En nuestro emparejamiento, el Forester emerge como el coche más versátil, lo que se refleja en su exhaustiva puntuación de experto. Sin embargo, el Honda se queda sólo ligeramente atrás y no es menos atractivo que el Subaru en mi opinión personal. Aunque ahora estos coches tienen un precio que duplica el de sus predecesores y los precios en los concesionarios oscilan entre los cinco y los seis millones de rublos, que no están a la altura de los materiales del habitáculo, siguen siendo crossovers sencillos y sin pretensiones. Estos vehículos ejemplifican lo que puede ofrecer un automóvil desarrollado por una empresa con una rica historia y sólidos conocimientos de ingeniería. Son, ante todo, coches auténticos. Por desgracia, no puede decirse lo mismo de la mayoría de los modelos chinos de producción en serie que inundan el mercado. El Honda CR-V y el Subaru Forester encarnan auténticas máquinas de su tiempo, evocando un conservadurismo sensato en sus interiores y diseños, aparentemente congelados a finales de la década de 2000. ¿Recuerda la sensación de bienestar de la que disfrutaba entonces?

Situaciones de emergencia:

En la prueba de eslalon, el brioso Forester, sorprendentemente, mostró un carácter disciplinado. El mérito es de su estricto y eficaz sistema de control de la estabilidad. Al menor indicio de derrape durante un cambio de dirección, el sistema intervenía rápidamente, aplicando los frenos a la rueda delantera exterior, induciendo así el subviraje. Aunque esto supuso una notable disminución de la velocidad, también disminuyó la gama de opciones de maniobra. Sin embargo, esta configuración satisface bien la seguridad y las necesidades de la mayoría de los conductores, con una velocidad final de 82,6 km/h, que es más que respetable.


Subaru Forester

Honda CR-V

Durante el mismo ejercicio, el comportamiento del Honda fue algo similar, aunque el deslizamiento de las ruedas delanteras se prolongó durante más tiempo y la disminución de la velocidad fue menos pronunciada. Como resultado, alcanzó una velocidad de 81,3 km/h (50,5 mph). Sin embargo, el CR-V demostró su destreza en una maniobra de evasión. Siguió la trayectoria deseada con precisión, desaceleró eficazmente y no planteó ningún desafío al conductor. El resultado final fue una distancia de frenado de 33 metros con una variación mínima entre intentos. En estas condiciones, el Forester mostró menos estabilidad. El frenado durante el cambio de carril provocó un aumento de la distancia de frenado de 35 metros, con una diferencia de dos metros entre los resultados.

Espacio de carga:

Ambos vehículos ofrecen espaciosos maleteros con amplias aberturas. El Subaru sobresale en términos de transformación, presumiendo de un suelo perfectamente plano y botones para bajar los asientos traseros desde el maletero. No obstante, hay que tener cuidado: los asientos están dotados de potentes muelles que hacen que el respaldo se abata bruscamente.


Honda CR-V

Subaru Forester

Dimensiones, peso y distribución del peso a lo largo de los ejes


Los datos de los fabricantes están resaltados en azul/las mediciones de Autoreview están resaltadas en negro. Las dimensiones están en milímetros.
*Peso real del vehículo sin conductor, con el depósito de combustible lleno y los líquidos de proceso llenos
**Anchura interior a la altura de los hombros en la primera/segunda fila de asientos.
ParámetroHonda CR-VSubaru Forester
Dimensiones (mm)
Longitud
Anchura
Altura
Distancia entre ejes
Ancho de vía delantero/trasero

4703
1867
1690
2700
1610/1627

4625
1815
1730
2670
1565/1570
Capacidad de carga (EPA estándar), L1113—2166*762—1957*
Peso en vacío, kg16851676
Peso bruto del vehículo, kg21472223
MotorGasolina, inyección directa, turboalimentadoGasolina, inyección directa
Ubicación del motorDelantero, transversalDelantero, longitudinal
Número y disposición de los cilindros4, En línea4, En contra
Cilindrada, cc14982498
Potencia máxima, CV/kW/rpm190/140/5600185/136/5800
Par máximo, Nm/rpm243/2000—5000239/4400
TransmisiónCVT por correaTransmisión CVT por cadena
ConducirTracción a las cuatro ruedasTracción a las cuatro ruedas
Suspensión delanteraIndependiente, Spring, McPhersonIndependiente, Spring, McPherson
Suspensión traseraIndependiente, Muelle, MultibrazoIndependiente, Muelle, Doble Wishbone
Velocidad máxima, km/h188207
Aceleración 0-100 km/h, sS/D**9.5
Consumo de combustible, l/100 km
Ciclo mixto


8.4


7,4
Capacidad del depósito de combustible, L5363
CombustibleGasolina (AI-92-95)Gasolina (AI-95)

*Con los asientos traseros plegados
**S.d. – Sin datos

Foto: Dmitry Pitersky

Esto es una traducción. Puede leer un artículo original aquí: Классика жанра: Honda CR-V нового поколения и Subaru Forester на полигоне

Por favor, escriba su correo electrónico en el siguiente campo y haga clic en "Suscribirse"
Suscribirse y obtener instrucciones detalladas acerca de la obtención y el uso de la Licencia de Conducir Internacional, así como consejos para los conductores en el extranjero