1. Carnet Conducir Internacional
  2.  / 
  3. Blog
  4.  / 
  5. Proyectos secretos de Porsche: Monovolumen, SUV 911, dos cilindros y más
Proyectos secretos de Porsche: Monovolumen, SUV 911, dos cilindros y más

Proyectos secretos de Porsche: Monovolumen, SUV 911, dos cilindros y más


Los diseñadores de coches no tienen un «hoy». Sólo tienen «ayer» y «mañana». Para ellos, las novedades en serie son viejas noticias. Los estrenos suelen tener lugar unos dos años después de que los diseñadores hayan terminado su trabajo. Viven en el mundo del «mañana» y «pasado mañana», trabajando en proyectos que pueden tardar mucho tiempo en realizarse o incluso pueden no realizarse. Porsche ha desclasificado un archivo de modelos experimentales que se desarrollaron entre 2005 y 2019 pero nunca vieron la luz. Han llamado a esta colección «Unseen» («Nunca vistos»). Algunas partes se han publicado en el sitio web oficial de la empresa, se han exhibido en el museo y se han publicado como un libro independiente. Tuvimos acceso virtual a la colección completa de prototipos y la oportunidad de comprender su importancia.


Michael Mauer, Jefe de Diseño de Porsche.

«Hay dos caminos. El primero es la evolución, en la que se mejoran paso a paso los modelos actuales para el mañana, pero en este caso es difícil ser innovador. El segundo es la libertad total de imaginación, cuando se traslada mentalmente al pasado mañana y vuelve al mañana. A mi entender, es el enfoque que da origen a las innovaciones».

Así el Jefe de Diseño de Porsche, Michael Mauer, explica los principios de trabajo de su equipo. Las palabras alemanas «morgen», que significa «mañana», y «übermorgen», que significa «pasado mañana», son especialmente expresivas en este contexto. En la práctica, este enfoque se denomina backcasting, y es algo que cualquier gerente astuto debería conocer: inicialmente, hay que establecer un objetivo estratégico a largo plazo y, a continuación, trabajar progresivamente hacia atrás para diseñar un plan de acción paso a paso desde este objetivo hasta el presente. Sin embargo, hay que reconocer que en el caso de Porsche parece una auténtica revelación.

Hay una razón por la que todavía existe un viejo chiste que en Porsche trabajan los diseñadores más perezosos; la familia 911 sirve como prueba indiscutible de que Porsche tiene predilección por el camino evolutivo. No obstante, ahora se revela que en realidad están dando saltos temporales, empleando el backcasting, y poniendo «morgen über alles».

Sin embargo, con toda seriedad, el trabajo del Sr. Mauer y su equipo es digno de elogio. Hace poco mencionamos a Michael en el contexto de un Atlas de diseño, pero, en resumen, Mauer hizo las dos últimas generaciones del 911, trasladó con éxito el estilo característico de la marca a vehículos de nuevos segmentos y construyó el concepto de diseño moderno.

El departamento de diseño de Porsche cuenta con una estructura única: sólo hay un único estudio situado en Weissach, a unos 25 km de Zuffenhausen. No hay filiales ni centros creativos en la Costa Azul o en California, como es habitual en otras empresas. No es una coincidencia: un equipo cohesionado y una comunicación directa aumentan la productividad. Además, el famoso circuito de pruebas de Porsche está situado justo al otro lado de las ventanas, junto con la sede de la división de deportes de motor, y los resonantes sonidos de las pruebas de motores impregnan con frecuencia el estudio. ¿Podría un diseñador soñar con un entorno más inspirador?

Anualmente, esta oficina de diseño crea unos diez grandes proyectos, que incluyen coches de producción, vehículos conceptuales, prototipos y modelos a escala real. Sólo pudimos ver quince: ¿se imagina el volumen de contenido que permanece oculto? La gama de productos de Porsche se amplía con extrema precaución y, a pesar de la aparición de los vehículos eléctricos, los crossovers cupé y los automóviles de turismo, la mayor parte del trabajo exploratorio acaba acumulando polvo en las estanterías. ¡Qué lástima! Tal vez esto sirviera de impulso para el surgimiento del proyecto «Unseen».

Por regla general, Porsche sólo muestra sus prototipos al público cuando es evidente que entrarán directamente en producción. Así ocurrió con el Mission E y los automóviles superdeportivos Carrera GT y 918 Spyder. Si el consejo de administración hubiera tenido un poco más de valentía, hace ya mucho tiempo habríamos visto el todoterreno 911 Safari, el deportivo de dos cilindros y de fibra de carbono Porsche 904 con motor de motocicleta, el Macan de tres puertas, el Boxster monoplaza, el super-Cayman de ocho cilindros e incluso un minibús eléctrico de Porsche. Así se acabarían las bromas sobre el trabajo más fácil del planeta.

Se podría dedicar atención a cada uno de los proyectos de la colección «Unseen» por separado, pero antes me gustaría compartir algunos pensamientos que surgieron tras una breve entrevista en vídeo que Michael Mauer realizó a un grupo de periodistas en vísperas de la publicación del informe. De Rusia sólo asistieron dos personas: yo mismo y Misha Petrovsky, de Drive.

En primer lugar, Porsche posee una extensa colección de proyectos no realizados de años anteriores, almacenados en un lugar secreto. La mayoría conoce la del museo en Zuffenhausen, pero el estudio de diseño ha ido acumulando su propio archivo, que incluye casi todos los coches que han llegado a la fase de modelos a escala real o, lo que es más importante, prototipos funcionales. Imagínese el garaje de sus sueños.

Sin embargo, no hay ninguna prisa para alardear de estos tesoros ante el mundo. Las ideas que se concibieron en Weissach anteayer podrían muy bien convertirse en la tecnología innovadora para alguien mañana, y no es costumbre divulgar tales innovaciones sin una compensación. Aunque titulares como «Prototipos secretos de Porsche» a menudo lucen el aviso de «noticia de última hora», sólo recuerdo dos ocasiones en las que se filtraron materiales secretos similares a la revelación actual. Estos incidentes sucedieron en 2014 y 2017, cuando el Museo Porsche abrió sus almacenes y presentó el Cayenne Cabriolet del año 2002, el 984 Junior Roadster del año 1987 (precursor del Boxster), el sedán 932 diseñado por Giugiaro en 1991 y unos autos menos interesantes.



Afortunadamente, el Cayenne descapotable no se convirtió en algo serio. Este proyecto ni siquiera recibió su propio nombre. El prototipo de 2002 se ha conservado en la forma que se empleó para seleccionar el diseño de la parte trasera: es asimétrica. Las luces del lado derecho guardan un ligero parecido con las del Cayenne de segunda generación, pero, por suerte, la idea del descapotable se desechó rápidamente.


El Porsche 932 fue uno de los al menos cuatro sedanes que participaron en un concurso de diseño de proyectos de automóviles de cuatro puertas en 1989. A la versión propia de Porsche se le asignó el índice 989, mientras que el modelo 932 fue diseñado por el estudio de Giorgetto Giugiaro. Ninguna de las variantes entró en la producción, pero el sedán de Giugiaro tenía las menores posibilidades. Esto se debe a que ItalDesign presentó a los alemanes una forma de carrocería que era esencialmente idéntica a la que se estaba desarrollando al mismo tiempo para el Lexus GS, y también usó su versión adaptada para el sedán Seat Proto T. El modelo 932 permaneció archivado en los almacenes del museo Porsche, pero en 1990, Giugiaro presentó un concepto sorprendentemente similar llamado Jaguar Kensington, e incluso pueden distinguirse componentes individuales de estos vehículos en el diseño del sedán Daewoo Leganza.


El Porsche 984 Junior, desarrollado en 1987, es un precursor del Boxster. Los ingenieros se esforzaron por combinar un motor de cuatro cilindros refrigerado por aire de 125 caballos de fuerza con tracción a las cuatro ruedas y una transmisión manual. El intento resultó insatisfactorio, lo que les llevó a renunciar a la tracción total. Sin embargo, la configuración multibrazo trasera del proyecto Junior se implementó posteriormente en el Porsche 911 de la serie 993.


Puede que el Porsche 965 tenga un parecido superficial con el automóvil superdeportivo 959, pero bajo su fachada escondieron, en 1984, un heredero potencial del 911 Turbo (serie 930). Los ingenieros trataron de aumentar la potencia del motor, pero el desarrollo de los motores bóxer de seis cilindros resultó complicado y costoso. Por aquel entonces, Porsche estaba a punto de perder la fe en el camino que habían elegido. Incluso consideraron la idea de utilizar motores donantes y montaron un prometedor motor Audi V8 refrigerado por agua en el prototipo 965. El proyecto se archivó a finales de los ochenta tras un cambio en la dirección de la empresa. Posteriormente, los ingenieros se dedicaron a perfeccionar su propia arquitectura, lo que culminó con el lanzamiento del Porsche 911 Turbo de la serie 964 en 1989.

Pero tenga en cuenta que el límite parece haber sido establecido entre finales de los noventa y principios de los dos mil. Conocimos muchos proyectos de prototipos de Porsche de los años setenta, ochenta y principios de los noventa, pero lo que los diseñadores estaban experimentando al cambio de siglo y la primera década del 2000 sigue rodeado de misterio. Curiosamente, precisamente en ese momento, según el razonamiento de Mauer, se investigó ese über-morgen, que se ha materializado hasta nuestros días. Incluso el proyecto «Unseen» evita este periodo.

En segundo lugar, los quince vehículos desclasificados son predominantemente coches conceptuales, muchos de los cuales sólo existen como modelos a escala real. Sin embargo, entre ellos ni siquiera hay uno que ofrezca una visión de cómo Porsche ve su futuro lejano. Ni un solo concepto futurista, ni siquiera de hace media década. En su lugar, vimos visiones de un presente alternativo. Así los diseñadores percibieron el año 2020 a través de su über-morgen, pero no lo hiceron bien.

Pensándolo bien, se puede suponer que casi cualquiera de los vehículos desclasificados podría circular hoy por las carreteras. En el archivo hay modelos que lo hacen pesar: ¿cuál era el problema? ¿Por qué, por ejemplo, no lanzaron una versión 911 Safari basada en el cupé de la generación 991? ¿O qué había de malo en la idea de un Macan de tres puertas equipado con el mismo kit safari?

Michael Mauer afirmó que, en realidad, ninguno de los quince proyectos se consideró inicialmente como un coche de producción, sino como iniciativas de exploración creativa para las que el estudio recibe financiación sin ninguna obligación de producción. Sin embargo, admitió que en algunos casos se seguía evaluando el caso de negocio. También Mauer afirmó que algunos de estos proyectos no se han archivado para siempre, sino que simplemente están en suspenso. Aquí es donde se volvió aún más intrigante.


Porsche 911 Safari

Parecía que Porsche estaba sentando las bases para una idea nueva e importante. Hay un par de teorías sobre por qué decidieron desclasificar estos autos. La primera es la más sencilla: a falta de presentaciones y autoshows, necesitaban mantener el impulso de la difusión de información. Porsche no puso todas sus cartas sobre la mesa a la vez: tenga en cuenta que sólo se desclasificó el interior de un proyecto. Esto implicó que un «Unseen II» centrado en los interiores era casi una certeza.

La segunda teoría es que Unseen era una elaborada iniciativa de investigación de mercado destinada a sondear la opinión pública. Esto solía hacerse con autos conceptuales en exposiciones, pero esta vez optaron por un enfoque más amplio a través de un libro y plataformas en línea. Porsche parecía preguntar sutilmente: «Hemos hecho una lluvia de ideas sobre hipercoches eléctricos y monovolumens; ¿qué opina usted? ¿Merece la pena seguir desarrollándolos?»

Y la tercera hipótesis es que estaban sentando las bases de una división centrada en coches exclusivos. No cabe duda de que por la noche después de haber desclasificado los archivos, el teléfono del estudio de Weissach no paraba de sonar con llamadas de gente que deseaba adquirir estos coches a cualquier precio. No estaría mal seguir el ejemplo de Ferrari y su programa de producción de coches a medida, sobre todo porque algunos de los conceptos ya tenían una base técnica real. Cuando se le preguntó directamente qué pasaría si un jeque llegara a Weissach con maletas de dinero, Mauer respondió: «Porsche tiene experiencia en la realización de proyectos exclusivos, aunque no de formas tan radicales. Pero cabe recordar, por ejemplo, el modelo de pista 935, del que se fabricó una edición limitada de 70 unidades. Como cualquier diseñador, anhelo que cada uno de los proyectos que hemos creado se materialice en un coche real, pero no somos únicamente artistas; formamos parte de una industria y somos una filial de una gran corporación. Así que, si nos llegan propuestas, deliberaremos y haremos cálculos. Quizá estemos dispuestos a seguir adelante, o quizá no».

Porsche 960 Turismo

Maqueta, 2016

Cuenta la leyenda que el proyecto Taycan apareció por accidente. Michael Mauer paseaba casualmente por el estudio cuando vio en la tableta de un diseñador lo que le pareció la silueta del modelo 918 con puertas traseras. Al mirar más de cerca, se dio cuenta de que era una ilusión óptica, en la que había confundido una de las líneas del contorno con la juntura de una puerta. No obstante, la idea echó raíces. Poco después, se creó un modelo a escala real de un automóvil superdeportivo de cuatro puertas, el 960 Turismo, equipado con un motor de combustión interna montado detrás de la cabina. Sin embargo, nunca llegó a convertirse en un prototipo funcional. Esta disposición tan poco convencional llevó a los diseñadores a pensar que un coche así requería un nuevo tipo de tren motriz, y así nació el concepto del súper hatchback eléctrico Mission E, con un diseño totalmente diferente. Curiosamente, estos dos proyectos coexistieron durante un tiempo: El Mission E se presentó en 2015, mientras que el 960 Turismo se atribuye a 2016. Por cierto, es del 960 Turismo del que los automóviles de producción actuales heredaron la franja iluminada con la inscripción «Porsche» en la parte trasera.

Porsche Vision Renndienst

Maqueta, 2018

Crossovers, automóviles de turismo, coches eléctricos… ¿qué era lo siguiente? ¿Un monovolumen? Ya existía. Porsche probó cómo encajaría un monovolumen en su ideología, junto con el desarrollo del Taycan. Básicamente, no hace falta buscar mucho para encontrar precedentes históricos: ya existía el Porsche B32 basado en el microbús Volkswagen T3, e incluso antes, un vehículo de apoyo para carreras basado en el T1. Por el momento, Porsche ha creado o, para ser más exactos, ha «exhibido» una furgoneta en forma de vehículo de asistencia técnica para deportes de motor. Sin embargo, en la parte trasera lleva la etiqueta «Sport Tourer», es un auténtico vehículo familiar para cinco pasajeros, con un asiento individual para cada ocupante. El conductor se sienta solo en el centro de la cabina, y las baterías y los motores eléctricos deben instalarse bajo el suelo. Fíjese también en el emblema transparente de la marca. Es cierto que este Porsche Sport Tourer no es más que un modelo a escala real, pero ¿recuerda lo que ocurrió con el concepto del Panamera Sport Turismo?

Porsche 904 Living Legend

Maqueta, 2013

Otra intrigante historia de intercambios de ideas entre distintos proyectos. Recordemos el Volkswagen XL1 de fibra de carbono, mostrado en 2013. Este coche ultraligero de producción limitada tenía un consumo de 1 litro a los 100 km. Porsche creó su propia versión de este cupé de «un litro». Sin embargo, en Weissach quedaron más impresionados por la tecnología de carrocería ligera que por el ahorro del combustible. Mientras que Volkswagen empleaba un sistema de propulsión diésel-eléctrica con un motor 0.8 TDI de dos cilindros, la versión de Porsche contaba con un motor V2 de gasolina. Este coche acabó siendo bastante más pesado que el XL1, pero se veía mucho mejor. El Porsche 904 Living Legend es sin duda el proyecto más elegante de todo el archivo de «Unseen»: es lamentable que el coche se quedara en un modelo de tamaño completo. Sin embargo, Porsche no cuenta toda la historia. Resultó que la idea, que no encajaba con la visión de Porsche, fue devuelto a Volkswagen, y un año después de la creación de este modelo, se presentó el Volkswagen XL1 Sport. Aunque no era tan elegante como el Porsche, estaba equipado con un motor «bicilíndrico» 1.2 en forma de V (200 caballos de fuerza) procedente de la motocicleta Ducati 1199 Superleggera. Podía acelerar hasta 100 km/h en 5,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 270 km/h. Además, cabe destacar que la silueta y algunos detalles de este Porsche de hace siete años encontraron su manifestación en el auto conceptual Hyundai Prophecy del año 2020. Es una lástima que Porsche no haya dado crédito a los autores de los proyectos presentados en la colección «Unseen», pero la razón podría ser que no todos ellos siguen trabajando en Weissach.


Volkswagen XL1


Hyundai Prophecy

Porsche Vision Spyder

Maqueta, 2019

La idea del Porsche más pequeño y asequible llevaba circulando en Weissach más de diez años, y estaba «alimentada» por la nostalgia del icónico 550 Spyder que condujo James Dean. El intento de crear un coche deportivo más asequible que el Boxster estaba a punto de hacerse realidad en 2009. Por aquel entonces, Porsche, Volkswagen y Audi prepararon conjuntamente un proyecto de roadster con un tren motriz de cuatro cilindros procedente del Audi TT, pero colocado transversalmente detrás de los asientos. Volkswagen presentó el prototipo Blue Sport; se suponía que la versión de Porsche se llamaría 550, mientras que para Audi, el nombre según rumores era R5. Sin embargo, alrededor de 2012, todo el proyecto se archivó, al menos eso es lo que informó la prensa alemana y ninguno de los tres volvió a mostrar coches similares. No obstante, la idea siguió viva y se construyó una pequeña maqueta de auto deportivo llamado Vision Spyder, que presentaba todos los atributos necesarios para un nuevo Porsche de entrada de gama, incluido el índice 551 en sus laterales. Michael Mauer reveló que, con este coche, su equipo desarrolló una nueva forma de los característicos faros de la marca: rectángulos verticales en lugar de faros redondos, una auténtica revolución. Además, como parte del proyecto «Unseen», los diseñadores también mostraron un modelo de plastilina del proyecto Vision 916 (creado en 2016), que también tiene ideas del minimalismo pero empleó cuatro motores eléctricos en las ruedas en lugar de un motor de combustión interna.


Volkswagen Concept BlueSport

Porsche Vision 916

Le Mans Living Legend

Modelo de plastilina, 2016

Los diseñadores de Porsche también fantasearon con el más «feroz» de sus pequeños coches de motor central. Una de las opciones fue un cupé con motor de ocho cilindros basado en la plataforma del Boxster. La parte frontal con faros redondos del 911 no debe llevar a engaño. En primer lugar, se inspiró en el prototipo deportivo 550 Le Mans, con el que el equipo Porsche debutó en Le Mans en 1953. En segundo lugar, se estandarizaron las partes delanteras de las plataformas 911 y Boxster. Lo que más sorprendió fue el motor de ocho cilindros mencionado en la descripción de este proyecto, un motor de este tipo en Boxsters y Caymans sólo había sido implementado anteriormente por tuneadores. Sin embargo, según los diseñadores de Porsche, este coche sólo existe como modelo de plastilina, lo que significa que los componentes son hipotéticos, sobre todo porque las ilustraciones por ordenador muestran un motor bóxer convencional de seis cilindros en el compartimiento de motor. La idea de una «bestia» para esta línea acabó materializándose en el Porsche 718 Cayman GT4 cupé.


Porsche 550 Le Mans

Porsche Boxster Bergspyder

Prototipo funcional, 2014

Otra variante de la línea Boxster era un spyder monoplaza al estilo de los coches de carreras en colinas. Basado en el roadster de la serie 981, el coche pesaba sólo 1130 kg tras las modificaciones. El motor era un 3.8L atmosférico de 393 caballos de fuerza tomado del Cayman GT4 coupé. El asiento y la instrumentación procedían del automóvil superdeportivo 918 Spyder y, en lugar del asiento del pasajero, había un maletero cerrado, al que se accedía por la puerta derecha convencional. Este es el coche menos secreto del archivo de «Unseen» (se mostró al público allá por 2019) y, a la vez, el más avanzado técnicamente. El Bergspyder incluso participó simbólicamente en la carrera Gaisberg Hillclimb. El proyecto se desarrolló para evaluar la demanda potencial de este tipo de versiones exclusivas y conocer las posibilidades de producción, pero resultó que no todos los países permitirían un spyder monoplaza sin parabrisas completo en la vía pública, lo que perjudicaría a las ventas. El plan de negocios no funcionó y el proyecto se archivó. Sin embargo, no parece estar archivado por completo, porque la foto que accidentalmente o intencionadamente acabó en la recopilación de fotos para el archivo de «Unseen», muestra una variante monoplaza del Box actual.

Porsche 911 Vision Safari

Prototipo funcional, 2012

Es sorprendente que este coche nunca haya aparecido en el mercado. Había muchos antecedentes históricos, y tanto los tuneadores como los aficionados se estaban divirtiendo convirtiendo los 911 en vehículos todoterrenos. Dos décadas de participación en rallies proporcionaron un pretexto para legitimar casi cualquier concepto de automóvil deportivo todoterreno, ya estuviera inspirado en el Montecarlo o en el Rally París-Dakar. El centro de diseño de Porsche optó por la variante Safari para honrar los logros de un equipo en un 911 SC en las sabanas africanas en 1978. Un prototipo funcional se basó en el cupé entonces recién estrenado de la generación 991. Con una mayor altura libre al suelo, ruedas más grandes, guardabarros, umbrales y una vibrante pintura histórica, este coche tenía todo lo necesario para generar entusiasmo entre los clientes, especialmente en Rusia y Oriente Medio. Por qué Porsche detuvo el proyecto en 2012 nunca ha sido explicado definitivamente, ni siquiera por Michael Mauer. Una teoría es protesta de los ingenieros. La carrocería elevada, las nuevas ruedas y la suspensión elevada cambiaron inevitablemente la dinámica de conducción del automóvil deportivo, y no para mejor. Fabricar un coche que no se conduce como un Porsche probablemente no sería la decisión más sabia. Por otra parte, recientes fotos muestran que un 911 elevado de la serie 992 se puso a prueba este otoño. Es probable que su plataforma mecatrónica permita una mayor flexibilidad en este tipo de proyectos de ingeniería. Creo que si Porsche decide poner en producción algunos de los modelos «nunca vistos», ya tendrán su primer éxito de ventas.

Porsche Macan Vision Safari

Maqueta, 2013

El paquete Safari para el Macan parecía mucho más adecuado que para el 911, pero la idea aquí era diferente. En 2013, Porsche aún se estaba preparando para el lanzamiento del crossover compacto (las ventas comenzarían en la primavera de 2014), y Land Rover y Mini habían lanzado crossovers de tres puertas, el Evoque Coupé y el Paceman. ¿Merecía la pena producir una carrocería así para el Macan? La historia reveló que no era así. Tanto Land Rover como Mini dejaron de fabricar los modelos de tres puertas debido a la escasa demanda. Finalmente, el crossover de estilo cupé de Porsche se hizo el Cayenne Coupé de cinco puertas.

Proyectos de automóviles superdeportivos

Maquetas y modelos de plastilina, 2005-2019



Porsche 919 Street (modelo de plastilina, 2017)


Porsche Vision 920 (maqueta, 2019)


Porsche 917 Living Legend (modelo de plastilina, 2013)

Una carpeta separada en el informe de Unseen se dedicó a los proyectos de coches superdeportivos e hiperdeportivos. Se trataba de seis proyectos distintos, que existían en forma de maquetas o modelos de plastilina. Esto significa que Porsche no presentó coches completos en esta categoría. Sin embargo, a juzgar por el hecho de que tres de los seis proyectos se desarrollaron en 2019, y otro se remonta a 2017, la creación de un nuevo coche insignia en Weissach estaba en pleno apogeo. Todos los proyectos tenían en común lo que se inspiraron en los coches que triunfaron en Le Mans en distintas épocas, ya fuera el Porsche 906, el 917 o el 919. Sin embargo, el ejemplo del proyecto 919 Street demostró que no se podía simplemente vender un coche de carreras a clientes privados. La idea del año 2017 era precisamente esa: tras tres victorias consecutivas en Le Mans, ofrecer una versión de edición limitada del coche ganador a los entusiastas más adinerados. Resultó que ni siquiera un precio superexclusivo compensaría las dificultades que entrañaría esa tecnología. Un equipo de mecánicos necesitaría 45 minutos sólo para arrancar el motor del Porsche 919 Hybrid, lo que implica que los equipos de asistencia tendrían que viajar por todo el mundo para cada sesión de conducción privada. No vale la pena. Sin embargo, en 2019, el equipo de Mauer retomó la idea de un coche de carreras para clientes basado en la tecnología LMP1, y así fue como surgió la maqueta del Porsche Vision 920. No obstante, parecía que el concepto de evolucionar del automóvil superdeportivo 918 Spyder era más viable: una de sus versiones se convirtió en el Vision 918 RS. Se destacó el proyecto Vision E, un automóvil superdeportivo eléctrico con una batería de 800 voltios.



Porsche 906 Living Legend (maqueta, 2005)


Porsche Vision 918 RS (maqueta, 2019)


Porsche Vision E (maqueta, 2019)

Fotos de Porsсhe

Esta es una traducción. Puede leer el artículo original aquí: Секретные проекты Porsche: минивэн, внедорожник 911, два цилиндра и другие

Por favor, escriba su correo electrónico en el siguiente campo y haga clic en "Suscribirse"
Suscribirse y obtener instrucciones detalladas acerca de la obtención y el uso de la Licencia de Conducir Internacional, así como consejos para los conductores en el extranjero