AVISO IMPORTANTE: Debido a la pandemia de COVID-19 y las fronteras cerradas, hay un gran retraso en la entrega de correo aéreo regular y EMS. Elija UPS o DHL, si es importante que reciba el documento a tiempo.

Lamborghini: la reina italiana
Diciembre 21, 2018

Lamborghini: la reina italiana

Automobili Lamborghini S. p. A. es una empresa italiana que fabrica autos deportivos caros con la marca Lamborghini, así como tractores Lamborghini Trattori. Se encuentra en la comuna de Sant’Agata Bolognese, cerca de Bolonia. La empresa fue fundada en 1963 por Ferruccio Lamborghini. Hoy le contaremos cuál es la reina de los automóviles italianos.

Sobre la compañía Lamborghini

La compañía se especializa en la producción de super carros deportivos de alta velocidad, capaces de acelerar a 350 km/h, e incluso más. La firma pertenece a Audi en este momento, pero esta última no es independiente; a su vez, pertenece a la empresa Volkswagen AG.

El Lamborghini 350 GT apareció primero. El debut del primer auto de carrera tuvo lugar en un auto show en Turín en 1963. Durante 55 años de producción, se ensamblaron una gran cantidad de autos deportivos, que recibieron excelentes ventas, y también se produjeron muchos super carros.

A finales del siglo XX, el Diablo y el Espada eran muy populares en todo el mundo. Ya en el primer año del siglo XXI, los expertos crearon un modelo de automóvil deportivo completamente nuevo: el Murciélago. Actualmente, la capacidad de la compañía permite producir hasta 2000 autos por año.

En un futuro próximo, se espera el lanzamiento del crossover Lamborghini. En la gama de modelos, solo hay coupé y cabriolets con motores muy potentes y un diseño atractivo. Cada automóvil Lamborghini alcanza altas velocidades y muestra un excelente rendimiento dinámico.

La sede de Lamborghini se encuentra en Sant’Agata Bolognese.

Ferruccio Lamborghini: historia y vida de la marca

El fundador de la compañía Lamborghini, una persona capaz, resuelta y decidida, nació en 1916 bajo el signo de Tauro. Cuando era niño, estaba constantemente interesado en varios mecanismos, lo que hizo que fuera a la escuela de ingeniería en Bolonia. El ejército italiano, donde pronto entró Ferruccio, se convirtió para él en una excelente experiencia laboral como mecánico. Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, comenzó a rehacer el equipo militar como agrícola, lo que se convirtió en un negocio muy lucrativo: muchas órdenes fortalecieron la posición financiera de Ferruccio. Comenzó a utilizar la imagen de un toro como emblema.

A finales de la década de 1940, Ferruccio había desarrollado y producido un tractor. En la década de 1950, su compañía produjo sistemas de calefacción y aire acondicionado. El beneficio creció y el propietario de la compañía Ferruccio Lamborghini comenzó a darse el lujo de compras caras: el Mercedes 300SL, el Maserati 3500GT, el Jaguar E-type y varios Ferrari 250 GT. Sin embargo, no le satisfacían. Quería algo propio.

Cuando Ferruccio decidió crear una fábrica para la producción de autos deportivos de lujo, ya era un hombre muy rico, un hombre de negocios influyente y exitoso que entendía claramente lo que quería, y siempre lo lograba. Pero cuando dijo que iba a construir los mejores super carros deportivos de la historia, muchos decidieron que se volvió loco. La creación de tales modelos se consideró una manifestación de extravagancia inexplicable, un paso peligroso hacia lo desconocido, algo en lo que podía gastar su fortuna sin la menor esperanza de obtener ganancias.

Ferruccio comenzó a trabajar en el proyecto a fines de 1962 y, en mayo de 1963, se creó Automobili Ferruccio Lamborghini S. p. A. Los antiguos empleados de Enzo Ferrari comenzaron a trabajar en ella: Gian Paolo Dallara, Giotto Bizzarrini y Bob Wallace. Se adquirió una gran parcela de tierra en Sant’Agata Bolognese, a 25 km de Bolonia y a 15 km de la fábrica de Ferrari en Maranello. Una nueva fábrica grande y, en ese momento ultramoderna, apareció rápidamente en el sitio. Con una considerable experiencia en administración de otras compañías, Ferruccio logró organizar la mejor producción con una estructura funcional que no tenía rival en la industria automotriz de esa época. Un enorme, luminoso y amplio taller se ubicó al lado del edificio de oficinas, lo que permitió a la gerencia monitorear constantemente la producción. Esta fue la solución perfecta para Lamborghini, quien no estaba avergonzado de arremangarse, trabajar en los futuros super carros si veía que el proceso no iba como quería.

Ferruccio organizó la presentación oficial de la producción Automobili Ferruccio Lamborghini en el Salón del Automóvil de Turín, presentando un carro de 350 GTV, que pronto fue reconocido como una verdadera obra maestra entre los modelos con motores de doce cilindros. Era un cupé de dos plazas con un motor de 3.5 litros con capacidad de 347 caballos de fuerza. La velocidad máxima fue de 280 km/h, y el auto pasó de cero a 60 en 6.7 segundos.

En el año siguiente, 1964, el prototipo ya se había convertido en un modelo en serie, que recibió la designación de 350 GT. Pronto, el modelo 400 GT le siguió, lanzando con 120 copias. Las ventas exitosas permitieron a la compañía ahorrar dinero para el desarrollo del legendario Miura, que debutó en marzo de 1966. Este automóvil glorificó a la marca en todo el mundo. Sus “esquemas” eran los faros ubicados a ras del capó, que se movían a una posición vertical cuando se encendían. Bajo el capó del Miura, había un motor V12 localizado transversalmente con un volumen de 3.9 litros y una capacidad de 350 caballos de fuerza. El cuerpo de Miura estaba hecho de aluminio. En 1968, se introdujo una modificación al Lamborghini Miura P400S con ventanas de vidrio eléctrico, un borde cromado alrededor de las ventanas, un tablero de instrumentos actualizado y un motor más potente (20 caballos de fuerza).

La dedicación y el entusiasmo de Lamborghini motivaron a los mecánicos e ingenieros de la compañía a crear super carros deportivos cada vez más avanzados, como el de Islero, el Espada y el Jarama. El lanzamiento de cada uno de estos modelos se convirtió en un evento sorprendente para todo el mundo. Así, en 1968 debutó el Islero 400 GT, que lleva el nombre de un toro que mató al famoso torero Manuel Rodríguez en 1947. También en 1968, se introdujo el famoso modelo Espada. Se convirtió en el primer automóvil de cuatro asientos de la marca, que se posicionó como un “super carro familiar”. Hoy, Islero y Espada celebran medio siglo de aniversario.

En 1970, se produjo un pequeño Lamborghini Urraco P250, diseñado por Marcello Gandini. El auto estaba equipado con un motor central de 2.5 litros y ocho cilindros. Además, el Jarama 400 GT con un motor V12 de 4.0 litros apareció en el mismo año.

Un año más tarde, el prototipo presentado de Lamborghini Countach hizo un gran revuelo. Obtuvo puertas de apertura vertical, una unidad de potencia de cuatro litros y tomas de aire traseras. Con un motor de 365 caballos de fuerza, el auto aceleró a 300 km/h. La versión en serie del automóvil se introdujo en 1974. Este último tenía un aspecto menos futurista, pero el exterior se mantuvo original y pegadizo.

A pesar del crecimiento constante en el volumen de producción y el número de empleados, Ferruccio Lamborghini siempre mantuvo el papel principal y estratégico en la empresa. Fue él quien inició la ya conocida tradición de dar nombres a los modelos en honor a los toros que participan en las corridas de toros (noble, fuerte e inspirador), al igual que los super carros que produjo.

Ferruccio Lamborghini murió en su propia finca en 1993 a la edad de 76 años. El lanzamiento del modelo de Lamborghini Centenario se dedicó a su centésimo aniversario. Rindió homenaje a la valentía, el don de la precaución y el carácter único del fundador de la empresa.

¿Cómo fue que Automobili Ferruccio Lamborghini S. p. A. cambió a su propietario?

A principios de la década de 1970, la compañía comenzó a enfrentar contratiempos financieros. Un contrato para el suministro de un gran envío de automóviles, destinado a América del Sur. Ferruccio Lamborghini vendió su parte de la compañía productora de tractores Fiat, y la parte de producción de automóviles, a los inversores suizos Georges-Henri Rossetti y René Leimer. Una de las razones de esta decisión fue el pequeño interés del hijo de Ferruccio en la administración de la compañía automotriz. Sin embargo, los nuevos propietarios también prestaron poca atención al desarrollo de la marca Lamborghini.

La situación poco envidiable empeoró con el estallido de la crisis mundial del combustible, que redujo el interés de los compradores por los autos deportivos. Los clientes restantes se sintieron decepcionados por la necesidad de esperar los autos solicitados durante dos años. Esta dificultad surgió de la interrupción en el suministro de repuestos.

Para mantenerse a flote, Lamborghini hizo un trato con BMW, según el cual llevó a cabo la producción y depuración de un automóvil deportivo, que entró en el mercado con el nombre M1. Para ejecutar el contrato, la compañía tomó un gran préstamo del gobierno de Italia. Al mismo tiempo, se firmó un contrato con la American Mobility Technology International para diseñar un vehículo deportivo de alta velocidad con el motor Chrysler. El modelo fue nombrado Cheetah y presentado en 1977 durante el Salón del Automóvil de Ginebra. Provocó un interés increíble entre el público, que no podía esperar nada como esto de Lamborghini.

El trabajo bajo el contrato con BMW se retrasó en el tiempo, ya que la compañía gastó la mayor parte del dinero en el Cheetah. El fabricante de automóviles alemán perdió la paciencia, y el acuerdo fue finalizado.

En 1978, la empresa tuvo que declararse en bancarrota y ser asumida por la administración estatal. Para reducir costos, los modelos Silhouette, Urraco y Espada fueron retirados de la línea de ensamblaje. En 1980, la marca quedó bajo el control del Grupo Mimran. Bajo el liderazgo de Patrick Mimran, quien se convirtió en el presidente de la compañía, también se produjeron el auto deportivo Jalpa con cuerpo de targa y el SUV LM001, fabricado sobre la base de Cheetah. El LM001 estaba equipado con un V8 de 3.6 litros o un V12 de 4.7 litros. Un año después, apareció su versión mejorada LM002 con un motor V12 de 455 caballos de fuerza, cuyo volumen era de 5,2 litros. Se adelantó y se mejoró un poco la suspensión.

1987 llevó a otro cambio en el propietario de la marca Lamborghini. Esta vez, cayó bajo el ala de la compañía estadounidense Chrysler, que se centró en el desarrollo del modelo Diablo, que reemplazó al Countach. Tomó mucho de su predecesor, incluido el diseño, el chasis del marco espacial, los componentes reforzados hechos de materiales compuestos y el cuerpo diseñado por Marcello Gandini. El motor con un volumen de 5729 cm3 produjo 492 caballos de fuerza. El auto podría acelerar a 325 km/h, y la aceleración a 100 km/h tomó 4,1 segundos.

En 1994, Chrysler experimentó serias dificultades financieras y tuvo que vender Lamborghini al grupo de inversión indonesio. Cuatro años más tarde, este último, también con problemas de financiación, transfirió la marca italiana “bajo el ala” de Audi, que forma parte de Volkswagen AG. El nuevo propietario ha tenido un impacto significativo en la apariencia y componentes técnicos de los modelos Lamborghini. En particular, bajo su liderazgo, apareció uno de los super carros más impresionantes, el Murciélago, que reemplazó al Diablo en 2001. Para el año 2010, se habían producido 4099 modelos, lo que lo convierte en el automóvil más producido en masa con un motor de 12 cilindros en el Historia de la empresa.

El Lamborghini Gallardo se convirtió en el modelo más popular de la marca: durante 11 años de producción, hicieron 2903 copias del auto compacto, que apareció en 2003. A esto le siguió la aparición de varias novedades de alto perfil de la marca, una de las cuales fue el Lamborghini Aventador, que reemplazó al Murciélago en 2011. Recibió un motor de 6.5 litros y 12 cilindros, desarrollando una capacidad equivalente a 700 caballos de fuerza. La velocidad máxima del Aventador es de 350 km/h, y la aceleración a 100 km/h tarda 2,9 segundos.

En 2014, se mostró al público un reemplazo del Gallardo: el Lamborghini Huracán con un motor de 5.2 litros y 10 cilindros con una capacidad de 610 caballos de fuerza. Su velocidad máxima es de 325 km/h.

Hoy en día, Lamborghini es uno de los líderes entre los fabricantes de “superautos”, que presentó al mundo modelos impresionantes e innovadores. Los autos de marca no se pueden confundir con los demás, se posicionan como autos agresivos y masculinos para la élite. Pero incluso para conducir Lamborghini, necesita tener una licencia de conducción. Mejor, si esta se ajusta al modelo internacional. Es bastante fácil emitir una licencia de conducción de este tipo: se hace aquí, en este sitio, en pocos minutos.

Por favor, escriba su correo electrónico en el siguiente campo y haga clic en "Suscribirse"
Suscribirse y obtener instrucciones detalladas acerca de la obtención y el uso de la Licencia de Conducir Internacional, así como consejos para los conductores en el extranjero