AVISO IMPORTANTE: Debido a la pandemia de COVID-19 y las fronteras cerradas, hay un gran retraso en la entrega de correo aéreo regular y EMS. Elija DHL/TNT/UPS, si es importante que reciba el documento a tiempo.

Salón del automóvil de Tokio
Noviembre 12, 2020

Salón del automóvil de Tokio

Un fenómeno asombroso, sin precedentes en el mundo de los diseñadores de automóviles, ha tenido lugar cada otoño en Tokio una vez cada dos años desde 1954. El Salón del Automóvil de Tokio acoge presentaciones de automóviles, motocicletas y vehículos comerciales y está patrocinado por la Asociación de Fabricantes de Automóviles de Japón (JAMA). ¿Cómo sucedió que el Salón del Automóvil de Tokio se encuentre ahora entre los “cinco grandes” y los expertos lo consideren como un evento global? Vamos a averiguarlo.

El nacimiento de la cultura automotriz japonesa

Después del final de la Segunda Guerra Mundial, Japón fue catalogado como derrotado. El país ha experimentado una recuperación larga y dura desde el colapso económico y político, y durante muchos años los ciudadanos japoneses comunes solo podían permitirse una bicicleta. Sin embargo, nueve años después del final de la guerra, se decidió organizar una gran exposición de automóviles. Esta fue una idea de Yataka Katayama, entonces director de marketing de la empresa de automóviles Nissan. Le gustaban los coches y pasó mucho tiempo persuadiendo a varios ejecutivos de empresas clave japonesas para que participaran en el salón del automóvil. Al final, Katayama tuvo éxito y el 20 de abril de 1954 abrió su salón del automóvil. Esto ocurrió en el parque Hibiya de la capital. Oficialmente, el programa fue conocido como el 1er. Salón del Automóvil de Tokio. Sin embargo, los propios japoneses prefirieron un nombre diferente: Zen-Nihon Jidosha, que literalmente significa “Feria del motor de todo Japón”. Durante nueve días, todos los ciudadanos e invitados japoneses pudieron contemplar varias marcas de automóviles, incluidos camiones y motocicletas (o más bien, estos últimos prevalecieron, ya que solo había 17 automóviles de pasajeros de los 267 vehículos presentados). El salón del automóvil se ubicó principalmente al aire libre con pocos pabellones bajo el techo. Pero había una cola constante esperando para entrar y admirar las relucientes piezas recién pintadas de la industria del automóvil. El mundo de los automóviles se presentó al público en todo su esplendor, lo que alentó a los japoneses a comprar una vez más sus propios automóviles, sentarse al volante y disfrutar conduciendo rutas pintorescas. Después de todo, en ese momento, solo unos pocos privilegiados podían permitirse tener un automóvil, mientras que los ordinarios solo podían soñar con esa oportunidad. El salón del automóvil en el parque Hibiya convirtió esta oportunidad en imágenes reales que se pueden tocar y que se quedan en la memoria durante mucho tiempo. El asombroso mundo de los automóviles incluso tenía su propio emblema: una estela, que representaba una figura masculina griega. Giró una gran rueda que simbolizaba la capacidad de detenerse y avanzar a pesar de las dificultades. 

“La atmósfera del nada como cualquier cosa” como la mentalidad Japonesa

En los últimos años, la industria automotriz mundial ha tendido a prestar cada vez menos atención al Salón del Automóvil de Tokio. Esto se debió en parte a la creciente popularidad del mercado automovilístico chino. No hay otros fabricantes de automóviles asiáticos representados en Tokio, y cada vez hay menos marcas europeas importantes en la exposición. Pero los japoneses no se hacen pedazos, al contrario, se sienten mejor que nunca cuando “su propia gente” está cerca. Su mentalidad divide al mundo en “amigo o enemigo”. “El yo, es lo primero” no es un proverbio para ellos, sino un concepto del universo. Existe lo que se llama su propia atmósfera, incluso si estamos hablando de un salón del automóvil. Al ser solo parte de la sociedad, los japoneses se sienten cómodos. Solo hay dos condiciones: necesitas beneficiar a la sociedad y ser parte integral de ella para que nadie te note entre la multitud. De ahí el requisito de participación obligatoria en el salón del automóvil, si también participan otros japoneses en el salón del automóvil. Ningún gran fabricante de automóviles japonés decepcionará al “equipo” ignorando el evento. Finalmente, la organización del Salón del Automóvil de Tokio en sí es Japón en miniatura. No debemos esperar que todo lo que nos rodea sea robotizado y automatizado: a los japoneses les gusta crear puestos de trabajo para sus conciudadanos, si existe la más mínima posibilidad de hacerlo. Por lo tanto, a veces puede sorprenderse al ver a alguien con un megáfono: él o ella guiará el flujo humano en la dirección correcta. Así es la preocupación de Japón por su gente. ¿Por qué no? 

Convertir un Salón del automóvil tradicional en una visita virtual

Los japoneses están cada vez más preocupados por la viabilidad de visitar exposiciones de automóviles y cada vez más creen que es mucho más efectivo y económico realizar presentaciones de automóviles en vivo en YouTube. Para la mayoría de las empresas europeas y estadounidenses, el mercado japonés está lejos de ser una prioridad, por lo que el rechazo a las proyecciones de Tokio es bastante claro: quieren ahorrar dinero. Si esta tendencia continúa expandiéndose (y es probable que continúe), el Salón del Automóvil de Tokio puede volver a su nombre anterior, Salón del automóvil de todo Japón, sin nada más que JDM. Desde el punto de vista de los negocios y la globalización, esto no es particularmente bueno, sin embargo, si los japoneses finalmente se hacen pedazos, no se arrepentirán por mucho tiempo ya que les gusta “su propia atmósfera”. Se sienten felices allí sin todos nosotros, especialmente porque el número de visitantes hoy es mucho menor que durante los años pico, cuando 800-900 mil personas iban a Tokio para ver el espectáculo. 

El Salón del automóvil de Tokio en 2019: innovaciones y tradiciones

El último salón del automóvil (aún no se ha decidido si el Salón del Automóvil de Tokio se celebrará en 2020 debido a la pandemia del coronavirus), que se organizó en el otoño de 2019, se inauguró en el complejo de exposiciones Big Sight en la parte portuaria de la capital japonesa. Según los organizadores, alrededor de 180 empresas diferentes acudieron a presentar sus autos, tanto fabricantes como proveedores de autopartes y equipos automotrices.

Las principales empresas japonesas como Toyota, Nissan, Honda, Mazda presentaron los stands más grandes, mientras que entre las empresas extranjeras solo Renault y Mercedes-Benz visitaron el Salón del Automóvil de Tokio 2019. El tema principal del Salón fue el lema “Presentando el futuro “.

Por primera vez, la exhibición de autos se llevó a cabo en varios sitios conectados por una zona especial, donde se podían probar vehículos de manejo o probar varios tipos de scooters eléctricos y otros vehículos autónomos. Los anfitriones del Salón del Automóvil de Tokio 2019 intentaron atraer a la mayor cantidad de público al proporcionar todas las instalaciones necesarias para varias categorías de visitantes, incluidas personas con discapacidades e invitados con niños.

Por cierto, los fabricantes de automóviles japoneses han sorprendido repetidamente a la audiencia con soluciones únicas. Por ejemplo, Toyoda presentó una vez un automóvil de goma que constaba de segmentos masivos que se asemejan a brotes de cactus o patas de muñeco de nieve. La compañía Toyoda es en realidad un fabricante de neumáticos, y tuvo un gran significado que mostraran a los visitantes las perspectivas de las estructuras de caucho. El automóvil resultó ser seguro para los peatones, ya que no causa lesiones cuando se golpea a velocidades de hasta 50 km/h. Un marco espacial oculto es responsable de la rigidez de la estructura. Por cierto, los lados del automóvil se enderezan después de arrugarse bajo la influencia de impulsos eléctricos. Estas son las propiedades de un nano caucho especialmente desarrollado. La magnificencia de tales soluciones es asombrosa y le da crédito a toda la industria automotriz japonesa.

Los coches K, aquellos con una capacidad de motor de hasta 0,66 litros, son extremadamente populares en la Tierra del sol naciente. El que posee un automóvil de este tipo puede contar con una exención de impuestos significativa. A pesar de su tamaño, los autos K son solo un poco más largos que los inteligentes, pero mucho más estrechos. Los asientos de la última fila son como los de un sedán clase C. Los autos K ofrecen una lista completa de opciones, cientos de modificaciones y millones de opciones para transformaciones interiores. Cualquier estilista envidiará la combinación de colores de estos “bebés”, mientras que la pintura de dos tonos es absolutamente estándar para los japoneses.

Cualquier automóvil, incluso si no lo va a demostrar al público en algún salón del automóvil de lujo, necesita un conductor que tenga una prueba documental del derecho a conducir (mejor una licencia de conducir internacional). Si aún no ha adquirido una licencia de conducir internacional, lo invitamos a solicitarla rápida y fácilmente en nuestro sitio web. Ya sea que conduzca en Japón o en cualquier otro país, tenga en cuenta que ¡solo los profesionales tienen derecho a sentarse al volante!

Por favor, escriba su correo electrónico en el siguiente campo y haga clic en "Suscribirse"
Suscribirse y obtener instrucciones detalladas acerca de la obtención y el uso de la Licencia de Conducir Internacional, así como consejos para los conductores en el extranjero