AVISO IMPORTANTE: Debido a la pandemia de COVID-19 y las fronteras cerradas, hay un gran retraso en la entrega de correo aéreo regular y EMS. Elija DHL/TNT/UPS, si es importante que reciba el documento a tiempo.

Los Hermanos Dodge y su creación
Noviembre 04, 2019

Los Hermanos Dodge y su creación

Los automóviles de pasajeros, camionetas, SUV y vehículos comerciales se producen bajo la marca Dodge. Dodge es una conocida marca estadounidense de automóviles producidos por Chrysler. Y todo comenzó a principios de la década de 1860, cuando los hermanos Dodge vinieron al mundo.

John Dodge y Horace Dodge: el comienzo de la biografía

El hermano mayor era John Francis, nacido el 25 de octubre de 1864. Horace nació cuatro años después, el 17 de mayo de 1868. Los padres de los hermanos eran colonos ingleses, trabajadores ferroviarios por tradición familiar, quienes se dedicaron a la reparación de equipos ferroviarios. Además, el padre de los niños, Daniel Dodge, era el dueño de una pequeña fundición. Ambos hermanos lo ayudaban en su trabajo. Pero cuando los hijos crecieron, fueron al trabajo del padre con placer, profundizaron en los puntos más finos y la sabiduría del oficio del padre, y su infancia estuvo llena de los más diversos mecanismos. No es necesario decir que los hermanos mostraron interés en la tecnología y desarrollaron habilidades de diseño. Pero su talento se manifestó no solo en las ciencias exactas. John era muy versado en literatura y le encantaban los buenos libros gracias a su maestro de escuela. Horace adoraba la música y con frecuencia tocaba el piano de su vecino. A la edad de nueve años, pastando vacas por 50 centavos por semana, el Dodge más joven ahorró para comprar un violín. Así, cada uno de los hermanos mostró su individualidad, y juntos fueron trabajadores con iniciativa y educables. En la ciudad de Niles (Michigan), donde los hermanos nacieron y crecieron, fueron amados por su fiabilidad, buena voluntad e independencia; lo hicieron todo ellos mismos.

En 1882, la familia tuvo que mudarse a Port Huron, y ambos hermanos comenzaron a trabajar en la Uptown Manufacturing Company, llegando a dominar los conceptos básicos que debe saber un mecánico en la producción de maquinaria agrícola. Al mismo tiempo, Daniel Dodge trabajaba en el ferrocarril: era un mecánico profesional. Fue gracias a su padre que los hermanos se encontraron con el milagro técnico de entonces: una máquina de vapor.

Cinco años después, en 1887, los Dodges se mudaron a Detroit. En unos pocos años, es en esta ciudad donde comenzaría el auge de la producción de automóviles. John consiguió un trabajo como mecánico en la fábrica donde construían motores para embarcaciones marinas y calderas de vapor. Un año después, Horace también empezó a trabajar. Ambos hermanos se esforzaron lo más que pudieron y pronto el mayor se convirtió en capataz. Pero no pudo trabajar en este puesto durante mucho tiempo: a principios de la década de 1890, John cayó enfermo de tuberculosis. Los problemas financieros comenzaron: tuvieron que pagar la vivienda, comprar comida para la familia y medicamentos para el tratamiento del hermano mayor. El hermano menor, sin duda, se hizo cargo de estas dificultades. Horace estudió a fondo la ingeniería de precisión. Dejó la firma Murphy y tomó un trabajo con Henry Leland, quien en ese momento tenía un taller completo. Fabricaron engranajes de transmisión, sistemas de frenos para locomotoras, metales moldeados y estampados, diseñaron máquinas de vapor, crearon piezas para bicicletas, etc. La experiencia que adquirió Horace en este taller fue invaluable.

Experiencia en Canadá

John comenzó a mejorar, pero los talleres llenos de humo ya no eran para él. Los hermanos decidieron buscar una producción menos dañina, y fue allí que encontraron el anuncio en la canadiense Dominion Typograph Company sobre una vacante laboral en la línea de montaje. Llegaron a la entrevista juntos, y a el hecho razonable de que solo se requería un empleado, dijeron que siempre habían estado juntos, y que si no trabajaban juntos, no trabajarían en absoluto. Así que estaban en la producción de equipos para bicicletas y plantas de impresión. Por supuesto, trabajaron concienzudamente, manejando hábilmente calibradores, micrómetros, etc, por lo que la producción era precisa. Como resultado, John fue nuevamente nombrado jefe del taller. Y Horace inventó un rodamiento de bicicleta y, junto con su hermano, patentó este invento. Esta tecnología hizo posible la producción de bicicletas de mejor calidad y con nuevos rodamientos, para un ciclo más suave. Los hermanos junto con el Director de Dominion Typograph Company fundaron la subsidiaria Evans & Dodge Bicycle, y el negocio comenzó a florecer. Al principio, era el único fabricante de bicicletas canadiense, que empleaba a unas cien personas. Pero la competencia gradualmente se hizo tal que los hermanos decidieron vender su participación en el negocio y regresar a Detroit. Trajeron sus ahorros de $ 7.500 a Estados Unidos junto con una valiosa experiencia comercial. Además, no regresaron solos, sino con sus familias: nueve años en Canadá permitieron que los hermanos se casaran, y cada uno se convirtió en padre de muchos hijos.

Negocio propio

John y Horace, en Detroit, abrieron su propio taller, contrataron a docenas de trabajadores y se prepararon para crear todo utilizando soluciones innovadoras e ideas originales. Se anunciaron en los periódicos de Detroit en 1901: “Los Hermanos Dodge: mecánicos e ingenieros, fabricantes de equipos especiales y reparadores están a su servicio”. El taller estaba lleno de las herramientas y los equipos más modernos para la reparación. Comenzaron a llegar pedidos para la reparación de equipos de impresión, así como la fabricación de máquinas de vapor para yates. La administración se le daba más a John, por lo que él estaba encargado de todo lo que tenía que ver con ésta. Horace prefirió el desarrollo de innovaciones técnicas e inventos. 

Pero las órdenes individuales no les trajeron satisfacción. Los hermanos, querían contratos a largo plazo que prometieran beneficios tanto financieros como de reputación (aunque todo estaba bien con la reputación de la compañía Dodge Brothers, pues todas las órdenes se ejecutaban de manera rápida y eficiente). Finalmente, llegó cierto R. Olds, que necesitaba un motor de un solo cilindro para el automóvil Curved Dash. Esta orden se ejecutó sin problemas, y a mediados de 1901 se firmó un contrato entre la firma de los Hermanos Dodge y R. Olds. Según los términos del contrato, los socios tuvieron que desarrollar dos mil transmisiones para R. Olds. Habiendo recibido tal orden, los hermanos cerraron casi por completo cualquier actividad externa y se sumergieron en la creación de componentes automotrices. A principios del siglo XX, la industria del automóvil estuvo representada por una colaboración entre el proveedor independiente de piezas y componentes con el propietario de la marca de automóviles.

Los Dodges colaboraron con Olds durante dos años e investigaron a fondo las características de diseño del automóvil durante este tiempo. Así mismo, habían adquirido oportunidades financieras que abrieron buenas perspectivas para la expansión del negocio. En 1903 llegó un nuevo socio: H. Ford, a quien en ese momento, le resultaba difícil encontrar una empresa adecuada, pues ya había sufrido fallas dos veces. Pero los hermanos Dodge le creyeron, y sus instintos eran correctos. El primer pedido de Dodge Brothers de Ford fue suministrar 650 juegos completos, que consisten en el motor, la transmisión y los ejes, que se montaron en el bastidor. En el futuro, la compañía Dodge Brothers comenzó a suministrar a los automóviles de Ford dos tercios de todos los componentes, casi todo excepto las ruedas, la carrocería y los neumáticos. Los destinos de las dos compañías estuvieron entrelazados durante once años, hasta 1914. Por cierto, la mitad de los automóviles producidos en ese momento eran automóviles de Ford, lo que convirtió a los Dodge Brothers en el mayor fabricante mundial de componentes automotrices. Además, al comienzo de su cooperación con los hermanos, Ford, después de pasar por dos bancarrotas seguidas y aún no tener suficiente dinero para pagar el contrato, ofreció a los hermanos las acciones de su compañía, que en ese momento estaba bastante lejos del éxito. Los hermanos se quedaron con esas acciones y eso  los hizo ricos cuando las acciones subieron junto con la prosperidad de la industria automotriz Ford. Pero eso no es todo. El hermano mayor de los Dodge asumió el cargo de Vicepresidente de Ford Motor Company. Sin embargo, todas las propuestas para modernizar y mejorar los diseños de automóvil ofrecidas por John y Horace fueron rechazadas por Henry, quien ya era demasiado viejo para cualquier cambio. Fue esto, en conjunto con los desacuerdos sobre el costo de los componentes, lo que llevaron a los Dodges a detener la cooperación con Ford y su Ford Motor Company.

El auto de los Dodges

Los hermanos confiaban en poder dominar la producción del auto, que sería mejor que el producido por Ford Motor Company. Además, habían acumulado muchas innovaciones y propuestas no realizadas para mejorar las características de diseño y las características técnicas del automóvil. Todo eso motivó a los Dodges a comenzar desde cero la producción de un automóvil en las instalaciones de la que sería su propia planta. Al mismo tiempo, incluso antes del inicio de la producción del automóvil, se lanzó una poderosa campaña publicitaria en la prensa estadounidense, se creó una gran red de distribuidores y la sociedad comenzó a esperar un modelo de automóvil confiable y moderno. John ya tenía 50 años y Horace 46 cuando se presentó al público el nuevo Dodge Model 30. Sucedió el 14 de noviembre de 1914, la alta demanda consiguió más de 70 mil pedidos, y todo esto a pesar de que el automóvil era $ 300 más caro que el Ford Modelo A. Mientras tanto, el automóvil que nació de la brillante creatividad de los Dodges, era único en términos de seguridad (por supuesto, para esa época), ya que tenía un cuerpo totalmente metálico. Además, Horace había desarrollado personalmente un motor de cuatro cilindros y 35 caballos de fuerza. Había un velocímetro y un motor de arranque eléctrico en el automóvil. Curiosamente, los estadounidenses llamaron a este auto “Old Betsy”.

El negocio de los Dodges comenzó a florecer. En el siguiente año (1915), se vendieron 45 mil unidades del Dodge Model 30 (contra 249 en 1914). Para 1919, las ventas de automóviles superaron los cien mil vehículos. Horace continuó teniendo ideas técnicas y desarrollando una variedad de mejoras. La más importante de todas fue el método de disparo industrial de la carrocería pintada del automóvil.

Los hermanos eran dueños de la empresa familiar en igualdad de condiciones, pero el mayor era el CEO y el menor era el Vicepresidente. Durante la Primera Guerra Mundial, recibieron una gran orden militar para camiones. Había muchos planes por delante, pero la mala salud de John y la tuberculosis previa no le permitieron completar su plan. En enero de 1920, infectado con la gripe española, John, de 56 años, murió de neumonía. Los mejores médicos estadounidenses no pudieron ayudarlo. Horace estaba literalmente desquiciado con la muerte de su hermano. Intentó recuperarse, pero la depresión y la cirrosis hepática eran más fuertes. Terminó muy triste y en diciembre del mismo año murió. Dodge Jr. Tenía 52 años de edad.

Las viudas no pudieron administrar la fábrica de automóviles, y el negocio comenzó a declinar. Los restos de la Dodge Brothers Company fueron comprados por el consorcio bancario Dylan por $ 148 millones y, en 1928, por W. Chrysler. Desde ese momento, comenzó un nuevo aumento de la compañía, pero esa es otra historia.

Si aún no tiene una licencia de conducir internacional, es fácil procesarla en nuestro sitio web. No le llevará mucho tiempo ni esfuerzo, especialmente porque este documento le será útil  mientras conduce un auto Dodge.

Por favor, escriba su correo electrónico en el siguiente campo y haga clic en "Suscribirse"
Suscribirse y obtener instrucciones detalladas acerca de la obtención y el uso de la Licencia de Conducir Internacional, así como consejos para los conductores en el extranjero